Noticias | Prensa

Firme la petición para exigir que los lideres de California pongan un fin a nuestro crisis de cuidado infantil AHORA!

Oct 14, 2020

Estimado Gobernador Newsom, Presidente Pro Tem Atkins, y Presidente Rendon –

Nosotras, las organizaciones sin fines de lucro, laborales y de justicia social abajo firmantes, instamos a que tomen medidas inmediatas para abordar la crisis del cuidado infantil en California. En colaboración con Proveedoras de Cuidado Infantil Unidas (CCPU, por sus siglas en inglés), que representa a más de 40,000 proveedoras en todo el estado, la mayoría de las cuales son mujeres de color, pedimos que ayuden a garantizar que todo niño tenga acceso a un cuidado y un aprendizaje temprano de calidad, y que las proveedoras de cuidado infantil familiar y todos los educadores de educación temprana reciban el pago, el respeto y los recursos que necesitan como trabajadores esenciales para brindar este servicio invaluable durante este momento crítico.

El cuidado infantil ya estaba en crisis antes de la pandemia. Muchas proveedoras de cuidado infantil familiar experimentan dificultades económicas persistentes debido a los bajos salarios y la falta de acceso a una cobertura de salud asequible. El cuidado infantil de calidad también puede ser difícil de encontrar o demasiado costoso para las familias trabajadoras. Mientras que mas de 1.8 millones de niños que son elegibles para el cuidado subsidiado por el estado no lo reciben y se quedan en el olvido.

Sin embargo, desde el golpe de la llegada del COVID-19, estos problemas solo han empeorado. Mas de 5,200 proveedoras de cuidado infantil familiar en California han cerrado sus puertas en el 2020, impactando negativamente a 50,000 niños. Las proveedoras tienen que cerrar si un miembro de su personal es expuesto al COVID-19 por un niño o un padre, y muchas han pasado semanas sin recibir pago después de contraer COVID-19. Las proveedoras restantes también enfrentan mayores costos por el aseo frecuente, miembros del personal adicionales, suministros para aprendizaje a distancia y más, que se estima son un 75% más de lo promedio. De hecho, el 22% de las proveedoras no ha realizado al menos un pago de alquiler o hipoteca por su programa. Esta situación es insostenible y la falta de un apoyo económico sólido las está llevando al borde del colapso.

Sabemos que sin alivio por el COVID-19 y sin protecciones económicas permanentes para las proveedoras de cuidado infantil, la verdadera recuperación económica en California será imposible.

Para abordar esta crisis y prevenir mas cierres, las proveedoras de cuidado infantil de California requieren una acción audaz y un liderazgo firme. Le pedimos urgentemente a usted que proporcione tasas de reembolso adecuadas para los niños bajo cuidado que participan en el aprendizaje a distancia, que apoye financieramente a las proveedoras que tienen que cerrar sus puertas después de una posible exposición al COVID-19 para que puedan reabrir y que restauraren el recorte reciente unilateral al pago de las proveedoras reiniciado la política del Estado de cubrir la parte de las tarifas de las familias para los niños que reciben subsidios de cuidado infantil cuando las familias mantienen a los niños en casa para evitar la propagación o exposición al COVID-19.

Los beneficios del cuidado infantil de alta calidad son enormes. Es una forma esencial de cerrar la brecha de aptitud entre niños de diferentes orígenes económicos, que se vuelve aún más importante cuando las escuelas públicas de California están cerradas. De hecho, las proveedoras están entre los únicos educadores presenciales en este momento, y son componentes críticos para hacer que el aprendizaje a distancia funcione y para combatir los déficits educativos, sin garantía de que serán reembolsadas. Pero eso es lo que hacen las proveedoras de cuidado infantil familiar: encuentran soluciones a problemas difíciles y hacen posible que los padres que trabajan equilibren sus carreras con las responsabilidades familiares, especialmente durante una pandemia. Las proveedoras de cuidado infantil familiar son trabajadoras esenciales en nuestra lucha contra el COVID-19 y deben ser tratadas como tales.

Si bien el SB 820 es un buen comienzo, ya que elimina algunas tarifas familiares, brinda a las proveedoras más días de cierre pagados debido al COVID-19 y aborda las firmas de los padres cuando las familias se quedan en casa, francamente no va lo suficientemente lejos.

Es por eso que lo instamos a usted a tomar medidas y trabajar en colaboración con CCPU para abordar las necesidades de todas las proveedoras de cuidado infantil. Debemos mantener la infraestructura de cuidado infantil que las familias de California necesitan desesperadamente ahora y construir sobre ella a medida que salimos de la pandemia. Porque si California no aborda la crisis del cuidado infantil, no solo corremos el riesgo de comprometer nuestra respuesta al COVID-19, sino que también corremos el riesgo de comprometer a toda una cohorte de niños que no recibirán el cuidado y la atención que necesitan para desarrollarse.